La UME se dirige a Soria a rescatar a 600 conductores atrapados: “Hay ganas de poder llegar y echar una mano” | España – Earn Charter

Los efectos de la borrasca Juan se están haciendo notar especialmente, en forma de nieve, en el interior peninsular, y, de fuertes lluvias, en Extremadura, donde la Junta ha activado la fase de emergencia de su plan de Protección Civil ante la posibilidad de inundaciones.

La Unidad Militar de Emergencias de Zaragoza se ha movilizado para colaborar con los servicios de emergencia desplegados en la provincia de Soria en las labores de rescate de en torno a 600 conductores que han quedado atrapados en la calzada por las intensas nevadas. Se ha solicitado la intervención de la UME para el tramo de la carretera N-122 que conecta Soria con Zaragoza y Pamplona, entre los puntos kilométricos 115 al 148. La unidad militar estima que alrededor de las 23.00 llegarán al lugar dos convoyes con 36 militares con experiencia en montaña que, además, acaban de llegar de hacer prácticas en Jaca y Cerler, en Huesca. “Es gente con mucha experiencia”, afirma el comandante Luis Martínez, que forma parte del operativo. El operativo está compuesto además por varias quitanieves, vehículos ligeros, orugas y un cargamento de mantas y todo lo necesario para asistir a los vehículos y ocupantes que se han quedado tirados en la carretera. “Hay ganas de llegar y poder echar una mano”, dice el comandante.

En la N-330 (Teruel – Zaragoza) entre Daroca y Cariñena (Zaragoza) es obligatorio el uso de cadenas en ambos sentidos, y ni camiones ni autobuses pueden circular. La circulación de camiones y articulados está prohibida en la A-2 (Madrid – Zaragoza) entre Benamira y Santa María de Huerta, así como entre Cetina y el Alto de la Muela; en la A-11 (Soria – Valladolid) entre La Mallona y Alcózar, en la A-23 (Valencia – Teruel – Zaragoza) entre Ferreruela de Huerva (Teruel) y Paniza (Zaragoza) así como en Caminreal (Zaragoza). En la red secundaria, hay cortes por lluvia y nieve en las provincias de Ávila, Badajoz, Cáceres, Granada (la subida a Sierra Nevada), Madrid, Salamanca y Segovia.

Además, el aeropuerto de Zaragoza permanece cerrado y así continuará hasta que puedan limpiarse las pistas. También se han registrado afecciones en la vía férrea, con dos trenes parados, uno en la estación Delicias de la capital, y otro en el término municipal de Grisén. Por condiciones meteorológicas adversas en el entorno de Zaragoza, se están registrando retrasos en la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona de entre 20 y 40 minutos. Adif ha determinado que los trenes circulen a un máximo de 160 kilómetros por hora.

Los viajeros de un tren de Iryo destino Barcelona desde Madrid se han detenido durante varios minutos en Zaragoza. Los usuarios han recibido mensajes de la compañía aludiendo a las complicaciones derivadas de la climatología: “El tren ha ido reduciendo la velocidad hasta que se ha parado un momento a la altura de Zaragoza y poco después se ha reanudado el servicio”, detalla uno de los pasajeros, Jaime Lorite.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.

Suscríbete

Las mayores lluvias, en Extremadura

El fenómeno adverso ha dejado precipitaciones de hasta 60 litros por metro cuadrado en Extremadura y ha provocado cortes en carreteras, la apertura de las compuertas del embalse del Guadiloba, en Cáceres), calles anegadas y el cierre de parques municipales, como el del acueducto romano de Mérida. Toda la comunidad autónoma está en aviso amarillo por lluvias.

Hasta las 17.15 de este viernes, el Centro de Urgencias y Emergencias 112 había atendido 393 incidentes, en gran parte de asistencias técnicas en carreteras, y 1.915 llamadas, como consecuencia de la borrasca. Hasta esa misma hora, los diez municipios españoles que registraron más lluvias son todos extremeños, empezando por Alcuéscar (Cáceres), con 60 litros por metro cuadrados, seguido de las localidades Serradilla (Cáceres) y Badajoz, ambas con más de 55 litros por metro cuadrado, según datos de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

La Junta ha activado de manera preventiva la fase de emergencia del Plan Especial de Protección Civil de Riesgo de Inundaciones (Inuncaex) en situación 0 para toda la comunidad, que está en alerta amarilla debido al aumento de caudal en varios cauces y la previsión de nuevas lluvias.

El Ayuntamiento de Badajoz ha elevado durante unas horas a nivel 1 el Plan Municipal de Emergencias ante los efectos derivados de la borrasca, que ha generado el anegamiento de calles y rotondas. Entrada la noche, con la bajada de las aguas, se han ido recobrando algunos servicios de transporte público.

En una de las calles de la capital pacense ha sido rescatado un conductor cuyo coche se había quedado parado en una bolsa de agua y la barriada, donde se ha desbordado un riachuelo cercano, el agua de las precipitaciones ha inundado varias calles y su nivel se sitúa a la altura de las puertas de algunas casas.

En Cáceres, el embalse del Guadiloba mantiene abiertas todas sus compuertas laterales para aliviar el volumen de agua acumulada, en las últimas horas, que han alcanzado los 45,8 litros por metro cuadrado hasta este mediodía y había superado la cota de seguridad del 85%, han informado fuentes municipales. En cuanto a las carreteras, la borrasca deja hasta el momento nueve carreteras cortadas, cuatro en la provincia de Badajoz, y otras trece, ocho en la provincia pacense, en las que hay que circular con precaución por la presencia de abundante agua.

Para este sábado, la Aemet prevé avisos rojos por temperaturas mínimas extremas en las comarcas de la Meseta y la Ibérica de Soria, con registros previsibles de hasta 14 grados bajo cero, y avisos naranjas por temperaturas de hasta 8 grados bajo cero en la Meseta de Segovia y la Ibérica zaragozana. La mitad norte peninsular sufrirá, en general, la bajada de los termómetros, con temperaturas de hasta -6º en amplias zonas de Castilla y León, interior de Galicia y zonas pirenaicas.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *